martes, octubre 10, 2006

Leido en *Tres de carne*

2. Osvaldo Rodriguez [Chinos]

Cualquier día

Mientras subo en el ascensor
pienso:

“Entro en la oficina como cualquier día.
A medida que los miro
los malditos chinos se ven afectados por una notoria inconsistencia.

Una china se derrite sobre su asiento,
otro ahí mismo donde está parado.
Uno a uno se convierten en miserables charcos
de chínica viscosidad.
Al final desaparecen
de las superficies sucias
dejando
apenas
vestigios,
restos apersonales de su paso por la Tierra.
Me embebo en la plácida calma
y me marcho tranquilo,
corriendo con el pie las abandonadas pertenencias a mi paso.

Mientras baja el ascensor
pienso:
Salgo a la calle como cualquier día.


Chino

Planeta solitario

Y si yo fuera uno más de ellos?

Rejas de colores

Será que me mareo de este lado del mundo
o será el alcance gigante de la organización
Será el sol que no alcanza a tocarme
o seré yo que no me adapto
será que todo lo que fui alguna vez
ya murió
o será que no hay ninguna otra opción
que estas rejas celestes

Cuando no pasa nada nunca
la gente entra y sale
y yo no puedo ir a ningún lado
pienso que algo va a pasar
de un momento a otro
y todo va a cambiar
de una vez y para siempre
hasta el color
de estas rejas celestes

Pero esa voz que está cada vez más cerca
repite y repite en mi cabeza
Nunca tus rejas serán verdes
ni aún habiendo cruzado todo el mundo
podrás atravesar las trescientas millas
las cuatro cuadras
a la provincia rebelde

El tiempo pasa
no se hacia donde
y yo sigo aquí
de donde nunca me fui
detrás de las rejas celestes


leer más aquí

Tres de carne


0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home